ESTAFA en las rebajas

 

Llega el mes de enero, justo después de que los Reyes Magos nos hayan traído los regalos, comienzan las REBAJAS. El 7 de enero se da el pistoletazo de salida a las carreras para ser los primeros en entrar en los grandes almacenes de turno. Es cuando el ser humano deja salir sus instintos más básicos. Es la caza del chollo, la lucha con el resto de nuestros congéneres para cazar la mejor pieza y poder exponerla ante nuestros amigos. Esto recuerda a la imagen de los trogloditas de caza, el que consigue la presa es el dueño de su piel, que luce delante de todos con su ego por las nubes.

Pero hay que tener mucho cuidado con las FALSAS REBAJAS, dicho de una manera más clara, con los timos de los que somos víctimas.

La palabra REBAJAS se asocia a que cualquier cosa estará más barata que antes de estar en REBAJAS. Esto se ve potenciado con la obligación que tienen los establecimientos de indicar en las etiquetas el precio anterior y el actual (con la rebaja aplicada). En teoría esto es muy bonito, así puedo “fardar” más de lo que me he ahorrado, y al mismo tiempo es un arma para el comerciante, ya que nos incita a comprar por el simple hecho de estar más barato que antes, independientemente de que realmente necesitemos el producto.

Uno ya es mayorcito y no se deja impresionar por estas cosas y cada vez se reafirman más mis sospechas sobre lo que esconden las rebajas. 
En un primer lugar, que dentro de lo que cabe es lo menos grave, se dan muchos casos de que de un día para otro aparecen un montón de prendas de otras temporadas que intentan colar como de la temporada actual. Para gusto los colores, si a mí me gusta algo del año pasado y lo encuentro a buen precio, no hay nada malo en comprarlo.

Pero el problema real que veo, es cuando los grandes almacenes intentan engañarnos. Para mostrar este extremo voy a contar un caso que me ha pasado en primera persona. A mi mujer le dejaron los Reyes Magos en casa de mi hermano un vestido muy mono, pero que no le quedaba bien. Como todo hijo de vecino, al día siguiente estábamos en la tienda para buscar otra prenda que le quedar mejor. Tras un buen rato de búsqueda infructuosa, decidimos devolver la prenda para que nos hagan una tarjeta regalo. De camino a la caja, por casualidad, vemos el vestido que íbamos a devolver y cuál es nuestra sorpresa cuando vemos el precio: Antes 49,95, Ahora 39,95. Los Reyes habían sido muy generosos. Vamos a la caja y nos hacen la tarjeta regalo, pero el importe de la mismas es de sólo 34,95. 

Rápidamente llamo a mi hermano, que tiene línea directa con los Reyes y le pregunto si sabe cuánto pagaron los Reyes por el vestido. Su respuesta fue clara “34,95”.
Es decir, que si compramos el vestido ANTES de las rebajas nos cuesta 34,95 y si lo compramos EN REBAJAS nos sale por 39,95, es decir, 5 euros más caro en rebajas que en temporada ALTA de compras. Si esto lo hace uno de los mayores establecimientos comerciales de España, que pasará en el resto de locales…

¡MUCHO CUIDADO CON LAS REBAJAS!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR